¿Por qué nos da miedo la muerte?

Cuando le preguntan a la gente por su mayor miedo, un gran porcentaje dice que a la muerte, otras le agregan formas como “me da miedo morir solo” o quemado, ahogado, en un accidente, etc. Pero detrás de ese miedo debe haber mil y un respuestas a por qué lo sufrimos. Porque me incluyo. Esta vez quiero compartirles mi sentir, lo que yo creo, pienso y siento respecto al final del camino al que todos vamos a llegar algún día.

Hay noches en las que no puedo dormir y comienzo a pensar en el día en que me voy a morir, es en ese instante que mi cuerpo reacciona y comienzo a sudar frío, a temblar, el corazón se me acelera, incluso hay ocasiones en las que me dan ganas de llorar y de gritar, pero me contengo, así que lo que hago es encender la radio o la televisión para que mi mente esté ocupada en otra cosa y no en pensamientos que me provocan terror. Sin embargo, no siempre soy un miedoso, pues hay veces en las que me enfrento a mí mismo y me pregunto: ¿Por qué te da miedo morir?

Cuando me cuestiono esto, los ataques de pánico regresan, con la sudoración y los temblores. Así que vuelvo a evitar el tema. Hasta que un día, desesperado por sentir esto, contesté lo primero que se me vino a la mente, y lo hice en voz alta, aunque no hubiera nadie ahí conmigo. “No me da miedo morirme, me da miedo no saber qué sigue después”. Al parecer la muerte no es mi mayor miedo, sino lo desconocido, la incertidumbre. Imagino el día en que después de hacerme unos análisis en unos laboratorios de referencia me digan que me quedan pocos meses de vida, seguro entraré en pánico si alguien no descubre qué es lo que sucede con nuestra alma después de la muerte.

Yo creo que todo se vuelve oscuro, es como cuando te vas a dormir pero sin despertar jamás. Escribo estas palabras y mi cuerpo se estremece, agito la cabeza para controlarme y como defensa para eliminar los malos pensamientos. Nos vamos a dormir para la eternidad y se acabó. No hay vida después del fallecimiento, no deambularemos por las calles, no estaré en el cielo o el infierno. Al menos eso es lo que creo utilizando la razón. Pero mi corazón me dice que debe haber algo más, que sí hay un cielo o un infierno, o que puedo quedarme en el purgatorio.

Quiero creer que hay más vidas, que un día moriremos, estaremos como en coma por algunos meses, pero después despertaremos en el mismo cuerpo o en otro, como un día normal, pero sin recordar que acabamos de morir. Quizá volvamos a nacer con una nueva vida, ya sea como animales o si eres mujer lo hagas como hombre y viceversa. Pero es un pensamiento demasiado positivo, sigo creyendo que no hay anda más, sólo se baja el telón y se termina la función. Ojalá me equivoque, pero aún me aterra no saber que hay después de la muerte.