Los préstamos rápidos ayudan a contar con dinero en efectivo para una emergencia

Hace poco tuve la visita de una amiga quien estaba un tanto alarmada ya que a su esposo no le pagaban aún su salario quincenal por cuestiones de manejo de caja de la empresa.

Aún cuando esta situación no es algo normal en la empresa y hasta el momento no han tenido ningún problema para recibir su salario, es bien sabido que a veces las misma empresas llegan a tener problemas en sus flujos de caja siendo a veces afectados sus trabajadores.

La cuestión es que si bien la empresa les pidió un poco de paciencia, la misma paciencia y tolerancia no llega a existir por parte de nuestros propios acreedores de servicios públicos como son los pagos de facturas, colegiaturas, hipotecas o la compra de la despensa y gastos como la gasolina.

Todo esto sigue fluyendo de forma normal y es necesario pagarlas para no verse sin un corte de energía o con un gasto adicional a través de intereses moratorios por no pagar un recibo de hipoteca.

La necesidad monetaria urgente simplemente significa que debe cumplirse y punto.

En estos casos, un salario pagado de forma retrasada si bien permite hacer los pagos, en muchos casos suele llegar a destiempo.

Si a lo anterior se suma que por diversas cuestiones se ha tenido una mala experiencia con el banco y por ende te encuentras en la lista negra al tener un mal crédito o estar en el Buró de crédito, entonces las opciones se empiezan a cerrar al no contar con alternativas como una tarjeta de crédito o solicitar un préstamo bancario.

Sin embargo, pueden presentarse otras alternativas para salvar este tipo de situaciones como los préstamos urgentes que pueden brindar ayuda oportuna a las personas asalariadas, ya que estos préstamos están especialmente diseñados para este propósito.

Aún así, el préstamo también conlleva altos riesgos para los prestatarios, lo que implica que debes optar por ello con cuidado. La característica de estos préstamos es que el prestatario generalmente recibe el monto del préstamo en su cuenta corriente bancaria dentro de las 24 horas.

Este tipo de préstamo generalmente se aprueban instantáneamente para aquellas personas que tienen un trabajo asalariado de al menos seis meses y tienen 18 años de edad o más además de tener una cuenta corriente bancaria activa durante los últimos tres meses.

Pueden pedir prestado de $1,000 a $10,000 mx por un breve período de tiempo, lo que implica que se pagará en los próximos días o semanas.

En este tipo de préstamos no se realiza una verificación de crédito en las personas asalariadas, ya que se espera que reembolsen el pequeño préstamo en breve.

Por lo tanto, tener un mal crédito no es en absoluto una barrera.

Sin embargo, el préstamo por lo general viene con un pago adicional al pagar intereses.

Aquí hay que tener muy en cuenta que estos préstamos son conocidos por sus costos altos cuando el pago se extiende.

Por lo tanto, sería prudente tomar prestado de acuerdo con tu poder de pago y solo lo estrictamente urgente para pagar lo que no es posible diferir un poco.

Para reducir el costo y aprovechar el préstamo, compara tantos prestamistas como sea posible en Internet.

Puedes encontrar algunos de estos préstamos a tasas comparativamente más bajas, para ello, portales como Préstamos y Créditos te ofrecen todas las herramientas y alternativas de empresas que se ajustan a este tipo de préstamos rápidos.

Un consejo… Es crucial que pagues el préstamo sin extenderlo para escapar de la trampa de la deuda.

Sin duda, estos préstamos pueden servirte mejor si realizas el reembolso a tiempo.