Adentrándome a los deportes acuáticos

Mi padre, como aficionado o apóstol de Tiger Woods, siempre me imaginó usando zapatos de golf para niño, usando palos pequeños y golpeando la pelota con todas mis fuerzas para hacer un hoyo en uno. Pero el golf nunca llamó mi atención, era demasiado aburrido. Mi madre, por su parte, como toda una aficionada del futbol, quería que me metiera al deporte más amado por los mexicanos, el pambol. Pero era, y lo sigo siendo, un niño muy extraño, no me gustaban los deportes que la mayoría de los niños suelen disfrutar a temprana edad. Yo me la pasaba leyendo o jugando con mis juguetes, no me interesaba practicar algún deporte, pero mis padres me insistían en que debía realizar alguna actividad física para evitar el sobrepeso, prevenir enfermedades, quitarme el estrés, etc. Cada que íbamos a la playa o a un balneario, me la pasaba sumergido en la alberca o en el mar, me encantaba estar como pez en el agua, así que le dije a mis papás que me metieran a natación. Me divertía yendo a nadar, pero era más un hobbie, no lo veía como algo para convertirme en profesional, además de que era demasiado lento a comparación de la mayoría de los niños y adolescentes que asistían.

Después de unos meses nadando, descubrí que en el deportivo al que iba tenían una fosa de clavados y un gimnasio con albercas de espuma, trampolines y tomblings. A veces me escabullía al gimansio y brincaba y brincaba. Me aventaba a la alberca de espuma hasta hundirme. Otras veces me iba a la fosa de clavados y me lanzaba desde los trampolines de tres metros, pero siempre quería subirme al de 10; sin embargo, no lo hacía porque me daba miedo ser descubierto y que me regañaran y corrieran del deportivo. Un día no pude contenerme las ganas y comencé a subir las escaleras que llevan a la plataforma de diez metros. Estaba temblando de miedo y de emoción. Llegué a lo más altos, me asomé hacia la alberca y retrocedí, no por miedo, sino para tomar impulso y lanzarme. Me aventé parado, pues no quería darme un panzazo. Volví a subir y me lancé de nueva cuenta. La tercera vez que fui a la plataforma, decidí lanzarme de flecha, el resultado fue el que me temía, un panzazo. Salí dolorido de la alberca cuando sentí que una mano me agarró del brazo y me dijo: “Debemos llamar a tus padres”. Era uno de los profesores de clavados que me había cachado.

Llamó a mis padres y me sentó en una oficina junto a ellos. Yo sólo esperaba el momento en el que les diría que me iban a expulsar por meterme donde no debía. “Cachamos a su hijo en la fosa de clavados”, dijo. Mis padres comenzaron a tener rostros de enojo, me voltearon a ver y cuando estaban a punto de regañarme, el instructor los interrumpió. “Sé que fue peligroso que estuviera ahí solo, no lo vimos, pero descubrí que posiblemente su hijo tenga cualidades para ser clavadista. Si me lo permiten quiero entrenarlo”. Y así fue como comencé a practicar clavados, los cuales se me daban con facilidad, y ahora espero la oportunidad para representar a México en una competencia internacional.

Independizarte… ¿necesidad o capricho?

En la vida de todo joven llega ese momento en el que nos pasa por la cabeza el querer mudarnos de la casa de nuestros padres y comenzar a vivir una vida por nuestra cuenta. Pero muchas veces este pensamiento es producto de un capricho tras alguna discusión con algún miembro de tu familia. Hoy un amigo me llamó para acompañarlo a una venta de sofá camas y fue ahí donde me contó que ya estaba harto de sus padres y todo lo que le hacían hacer, por eso hoy quiero compartirles lo que me dijo y cómo era una respuesta ilógica. No sé qué piensan muchos de los que se quieren salir del nido paternal, a veces pienso que creen que es algo muy fácil, la libertad y todo eso, pero vaya que están muy equivocados. A continuación escribiré la frase que me dijo, seguida de lo que pienso o algunos comentarios que le hice.

“Ya estoy harto de que mi mamá me esté molestando con que recoja mi cuarto, que está muy tirado, que qué van a decir las visitas. Muy mi cuarto ¿no? Que me deje en paz”. Ok, tiene razón, muy su cuarto. Pero cuando vives solo deja de ser sólo tu cuarto, ahora debes limpiar todo un departamento o casa, en la cual seguramente harás fiestas, tras las cuales quedará un desorden por todos lados. Además recibirás visitas, por lo que dudo mucho que desees que vean tu lugar todo sucio, así que seguramente te pondrás a limpiar, sobre todo si se trata de tu novio o novia o la persona que te gusta y tratas de conquistar. Así que es un comentario bastante incongruente.

Las obligaciones que tienes en casa de tus padres, así como los favores que te piden no se comparan con lo que tendrás que hacer por ti mismo ya como un joven independiente. Las obligaciones se incrementarán al doble o al triple. Si te molestabas cuando te mandaban a la tienda, viviendo solo tendrás que ir a hacer tu mandado o a comprarte las cosas que se te antojen. Si te molestaba limpiar el baño, ahora tendrás que hacerlo si no quieres que se apeste todo.

“Ya no soporto tener que ir a las reuniones familiares, cuando viva solo ya nadie me podrá decir qué hacer”. Efectivamente, ya nadie le dirá qué hacer, él será dueño de sus acciones, las cuales tendrán consecuencias buenas o malas. Al igual que sus padres deben aceptar que sus reglas ya no aplican fuera de su casa, el nuevo independiente también debe aceptar que ya no podrá pedirles que le presten dinero, que lo apoyen comprándole algo, etc. Es algo justo. Hablando sobre ya no ver a la familia, en efecto, los primeros días de libertad saben a gloria, no te importa nada, pero la soledad llega en el momento menos esperado y pasados algunos meses sentirás la necesidad de ver a tus padres, hermanos, tíos, sobrinos, a quien sea para volver a sentir el calor familiar.

¿Capricho o necesidad? Hay que saber identificar cuándo es nuestro momento para independizarnos y no cometer un error que nos hará volver con la cola entre las patas a la casa de nuestros padres.

¿Qué es la prediabetes?

La prediabetes aumenta el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, pero hay acciones que puedes realizar para reducir ese riesgo.

La prediabetes es un estado en el que los niveles de azúcar en la sangre son más altos de lo normal, pero no lo suficientemente altos como para diagnosticar diabetes.

La prediabetes también se conoce como “glucosa en ayunas alterada” o “tolerancia alterada a la glucosa”, según la prueba de sangre utilizada para hacer el diagnóstico.

Lo alarmante de estar en esta situación es que un porcentaje alto de individuos han tenido prediabetes sin saberlo y al no tratarlo a tiempo, desarrollaron diabetes.

Los factores de riesgo para la prediabetes son en gran medida los mismos que los de la diabetes tipo 2:

  • Obesidad o sobrepeso
  • Estilo de vida sedentario
  • Diagnóstico previo de diabetes gestacional (diabetes durante el embarazo)
  • Mayores de 45 años
  • Antecedentes familiares de diabetes tipo 2
  • Herencia racial o étnica de afroamericanos, hispanos/latinos, indios americanos, asiáticos americanos o isleños del Pacífico

Y al igual que la diabetes, la prediabetes generalmente no tiene signos o síntomas.

Uno de los pocos signos posibles es la acantosis nigricans, que es un oscurecimiento de la piel en lugares como el cuello, las axilas, los codos, las rodillas y los nudillos.

Si notas tales cambios en la piel, es una buena idea visitar a tu médico para que te revise.

De hecho, la prediabetes puede descubrirse por casualidad si te sometes a un análisis de sangre de rutina (a cualquier edad) o un examen de rutina para detectar diabetes tipo 2.

O puedes descubrir si tienes factores de riesgo de prediabetes y diabetes tipo 2 y tu médico ordena una prueba de detección.

Las pruebas utilizadas para detectar prediabetes son las mismas que se utilizan para detectar diabetes tipo 2: la prueba de glucosa plasmática en ayunas y la prueba A1C (también conocida como prueba HbA1c o prueba de hemoglobina A1c).

Un resultado de prueba de glucosa en plasma en ayunas entre 100 y 125 mg/dl y un resultado de prueba de HbA1c entre 5.7 y 6.4% indican prediabetes.

La prueba de tolerancia oral a la glucosa (OGTT), que implica ayunar durante la noche, luego beber una solución de glucosa y medir el nivel de azúcar en sangre una hora y dos horas después, a veces se utiliza para diagnosticar la prediabetes.

Sin embargo, esa prueba generalmente se usa solo para detectar diabetes gestacional porque requiere más tiempo y es más costosa que otras pruebas.

El objetivo de tratar la prediabetes es prevenir o retrasar la aparición de la diabetes tipo 2.

Y la buena noticia es que ese objetivo es alcanzable para muchos de los casos si el paciente se somete a un régimen para la pérdida de peso a través de cambios en su dieta y con un aumento de la actividad física.

Aquí lo más importante es comer sanamente y adquirir una vida más activa, visitar a tu médico con regularidad ante cualquier síntoma o sospecha y visitar a los especialistas en pie diabético ante un problema con tus pies.

Con todo lo que se ha avanzado, ahora las personas que muestran un cuadro de prediabetes tienen acceso a una forma asequible y comprobada de controlar su prediabetes y prevenir o retrasar la diabetes tipo 2.

El Señor Monroe

En nuestras clases de inglés de la semana pasada aprendimos sobre el presidente James Monroe un presidente cuya importancia es mayúscula no solo para los Estados Unidos sino también para todo el continente americano puesto que todos los que vivimos y nacimos en esta masa continental debemos nuestra libertad a aquel presidente norteamericano que también fue el ultimo mandatario que perteneció a los padres fundadores del sequito de George Washington. Sin embargo, este presidente por lo general es solo conocido en los Estados Unidos y en muchos casos no es conocido ni siquiera ahí en su país natal.

El presidente James Monroe, al entrar a la presidencia, tenía una enorme presión debido a los titanes a los que estaba sucediendo como George Washington ( creador de la patria y héroe de la guerra de independencia entregando el poder al pueblo) John Adams ( aquel que mantuvo la unión en el país en momentos críticos y evito una guerra con Francia ) Thomas Jefferson ( autor de la constitución de los Estados Unidos, inventor y autor de la compra de la Luisiana ) James Madison ( ganador de la guerra de 1812 quien derroto a los británicos en un segundo intento de reconquista y abogado de los derechos de la constitución ).

 Sin embargo, el presidente Monroe pondría sus cartas sobre la mesa y dejaría su huella en la historia de su país al crear lo que se le conoce como la “Doctrina Monroe”. Esta doctrina fue un contrato con las grandes potencias europeas  a quienes prometió nunca interferir en los quehaceres de Europa siempre y cuando nadie interfiera con ningún país en el continente americano, ya que de ser así significaría guerra segura con los Estados Unidos.

Esto fue un paso enorme para la soberanía de todas las naciones en vía de independencia en América Latina ya que de no haber sido por esa imposición en las potencias europeas muchas de las independencias nunca hubieran sucedido y las nuevas naciones hubieran caído de nuevo a sus viejas patrias o a otras potencias puesto que todas las naciones europeas no dejaban de buscar territorio que explotar debido a que Europa es un continente con muy pocos recursos naturales, por lo que siempre estaban obligados a colonizar territorios de ultra mar, algo por lo cual también existía una gran competencia entre todos.

James Monroe también fue quien ayudo a que los ciudadanos norteamericanos negros libres pudieran conquistar el lejano país africano de Liberia, razón por la cual su capital se llama Monrovia en honor al presidente James Monroe. Este presidente es también conocido por sus innumerables intentos de prohibir la esclavitud en los Estados Unidos, algo que nunca le fue posible aunque dejo la semilla bien plantada que saldría de la tierra con el presidente Lincoln durante los años de la guerra civil de los Estados Unidos.

Me parece que mucho se le debe al señor Monroe.

Los préstamos rápidos ayudan a contar con dinero en efectivo para una emergencia

Hace poco tuve la visita de una amiga quien estaba un tanto alarmada ya que a su esposo no le pagaban aún su salario quincenal por cuestiones de manejo de caja de la empresa.

Aún cuando esta situación no es algo normal en la empresa y hasta el momento no han tenido ningún problema para recibir su salario, es bien sabido que a veces las misma empresas llegan a tener problemas en sus flujos de caja siendo a veces afectados sus trabajadores.

La cuestión es que si bien la empresa les pidió un poco de paciencia, la misma paciencia y tolerancia no llega a existir por parte de nuestros propios acreedores de servicios públicos como son los pagos de facturas, colegiaturas, hipotecas o la compra de la despensa y gastos como la gasolina.

Todo esto sigue fluyendo de forma normal y es necesario pagarlas para no verse sin un corte de energía o con un gasto adicional a través de intereses moratorios por no pagar un recibo de hipoteca.

La necesidad monetaria urgente simplemente significa que debe cumplirse y punto.

En estos casos, un salario pagado de forma retrasada si bien permite hacer los pagos, en muchos casos suele llegar a destiempo.

Si a lo anterior se suma que por diversas cuestiones se ha tenido una mala experiencia con el banco y por ende te encuentras en la lista negra al tener un mal crédito o estar en el Buró de crédito, entonces las opciones se empiezan a cerrar al no contar con alternativas como una tarjeta de crédito o solicitar un préstamo bancario.

Sin embargo, pueden presentarse otras alternativas para salvar este tipo de situaciones como los préstamos urgentes que pueden brindar ayuda oportuna a las personas asalariadas, ya que estos préstamos están especialmente diseñados para este propósito.

Aún así, el préstamo también conlleva altos riesgos para los prestatarios, lo que implica que debes optar por ello con cuidado. La característica de estos préstamos es que el prestatario generalmente recibe el monto del préstamo en su cuenta corriente bancaria dentro de las 24 horas.

Este tipo de préstamo generalmente se aprueban instantáneamente para aquellas personas que tienen un trabajo asalariado de al menos seis meses y tienen 18 años de edad o más además de tener una cuenta corriente bancaria activa durante los últimos tres meses.

Pueden pedir prestado de $1,000 a $10,000 mx por un breve período de tiempo, lo que implica que se pagará en los próximos días o semanas.

En este tipo de préstamos no se realiza una verificación de crédito en las personas asalariadas, ya que se espera que reembolsen el pequeño préstamo en breve.

Por lo tanto, tener un mal crédito no es en absoluto una barrera.

Sin embargo, el préstamo por lo general viene con un pago adicional al pagar intereses.

Aquí hay que tener muy en cuenta que estos préstamos son conocidos por sus costos altos cuando el pago se extiende.

Por lo tanto, sería prudente tomar prestado de acuerdo con tu poder de pago y solo lo estrictamente urgente para pagar lo que no es posible diferir un poco.

Para reducir el costo y aprovechar el préstamo, compara tantos prestamistas como sea posible en Internet.

Puedes encontrar algunos de estos préstamos a tasas comparativamente más bajas, para ello, portales como Préstamos y Créditos te ofrecen todas las herramientas y alternativas de empresas que se ajustan a este tipo de préstamos rápidos.

Un consejo… Es crucial que pagues el préstamo sin extenderlo para escapar de la trampa de la deuda.

Sin duda, estos préstamos pueden servirte mejor si realizas el reembolso a tiempo.